Escríbeme

olmoluz@gmail.com

martes, octubre 18, 2011

SONATA DE OTOÑO (Valle-Inclán)

(c) Luz

El otoño de las rosas

Francisco Brines 1987

Concha vive el otoño de las rosas, de las rosas blancas porque está enamorada por encima de todo del Marqués de Bradomin y aunque oscila entre el incontrolable amor y la tortura de la culpa que le dicta la moral cristiana del entorno, esta princesa de luna revive cuando el feo, católico y sentimental la mece, la abraza, la besa, la mima porque ella sabe descifrar el canto de la fuente en el agua que interpreta una Sonata de Otoño.

Concha ha nacido para ser en su desmayo, perfecta y fugaz, como las rosas.

7 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso! escueto, poético y certero. Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Lucha interna despiadada.

Asun dijo...

¿Quién no revive cuando le mece, besa y abraza la persona amada?
¡Hasta las piedras revivirían!

Un beso

Abejita de la Vega dijo...

Concha es flor fugaz, feliz y desgraciada a la vez.

Hemos coincidido en la rosa, no es de extrañar, cuenta las veces que aparece la palabra rosa en la sonata.

¡Te ha quedado de diez! A ti te cae Concha mejor que a mí, pelín morbosa la sonata.

Besooos

Myriam dijo...

Vuelvo a leerte cuando me ponga con Valle Inclán.

Besos

Anónimo dijo...

HOLA ASUN SOY DAVID QUE TAL ESTAS
ESPERO QUE BIEN.
VE MI BLOG ES EL CHEF MADRILEÑO.
UN ABRAZO GUAPA.
DAVID BISSET

Myriam dijo...

Fugaz, pero intensa: precioso texto.

Besos