Escríbeme

olmoluz@gmail.com

jueves, diciembre 15, 2011

VALLE- INCLÁN. LOS BOTINES BLANCOS DE PIQUÉ

Tenía ganas de leer esta biografía de Valle-Inclán escrita por Francisco Umbral.

La compré cuando fue publicada allá por el año 1997 para regalársela a un amigo, gran admirador tanto de Umbral como de Valle-Inclán, pero yo la fui dejando y creo que es ahora el momento de leer esta biografía tan especial del autor de las Sonatas. .

Acabo de empezar a leerlo y en su página 22 dice:

……“Este es salto del verso a la prosa, sin perder nada del primero, es lo que cualifica y cuantifica a Valle en las Sonatas, hasta alarmar al precoz maestro Ortega, que no ve allí más que “bernardinas”. Pero Valle había salvado el modernismo, que ya moría en verso, poniéndolo en prosa, y prosa narrativa. Con sus “bernardinas” Valle iniciaba un nuevo ciclo en la literatura. Ortega no se enteró. A veces le pasaba ( con Proust).

Eso que Ortega menospreciaba como “bernardinas” no era sino otro género literario que Valle pudo haber añadido a los creados por él: el esperpento, la comedia bárbara, etc. En las bernadinas (sonatas) hay pazos melancólicos, adúlteras ilustres, muertas de marfil, capellanes asesinos, donjuanes de teatro, ermitas milagrosas, mozos caradeplata y pueblo coral y brujo que blasfema en latín.

Es, sí, el mundo de las Sonatas, algo que viene de Rosalía y va hacia Rubén. Ortega no entendió que aquel exceso de adjetivaciones, imágenes y evangelio negro no era sino la herencia de Barbey d’Aurevilly, el sobrante de figuras y palabras que el joven Valle traía consigo. En la piedra lírica de ese mundo afilaba Valle su estilo como un afilador gallego.

El joven artista estaba haciendo dedos, pulsando todo el idioma, haciéndose uno propio, entre el galaico y el castellano, más italianismos y francesismos que le venían en el oído. Las Sonatas son un mundo de palabras, hecho sólo de idioma, porque las melancólicas y crueles realidades que Valle evoca ya no existen, o no existieron nunca. Lírico mundo falso que nace de un estilo. Lírico estilo nuevo que quiere parecer arcaico, como el mundo que conjura. Valle necesita ser Benvenuto Cellini, orífice y asesino. Son sueños de juventud. Valle, ya lo hemos dicho al principio, necesita hacerse un personaje, porque no acepta la persona que es, que le dieron hecha. Valle, en las Sonatas, se está creando un hábitat. El escritor tiene bastante con los cafés de camareras de la calle de Alcalá. El personaje necesita otros mundos de los que vestirse.

El pensador creyó que aquello era un sobrado ejercicio de estilo.Le aconseja a Valle que se deje de bernardinas. Pero Valle necesita las bernardinas (aparte de que son hermosísimas) para salvarse de un Madrid “ absurdo, brillante y hambriento”.

Ortega analizó su estilo. No entró a analizar la creación de una personalidad, el autodidactismo de Valle y el dandismo incipiente de quien necesita la artificiosidad del mundo de las Sonatas, porque detesta baudelianamente “lo natural”, lo que es como es. Ortega perdió el tiempo dedicando muchas páginas a Baroja, que en realidad no le gustaba nada, pero era amigo. Mas la literatura siempre se venga y en la prosa ensayística de Ortega quien asoma a veces es Valle, el modernismo (ya se ha dicho).

........

9 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Umbral fue un gran retratista y biógrafo. No solo de Valle, pero en Valle supo captar, como pocos, el rasgo de su estilo. Además, Umbral escribía de forma magnífica aunque su propio personaje fuera derivando hacia lugares más histriónicos.

Abejita de la Vega dijo...

Eso de piqué blanco lo asocio con una tela de algodón muy adecuada para ropita de niños. ¡Qué botines más finos los de don Ramón! Todo un dandy, algo que llamó la atención de Umbral. Los dos con bufanda.

Ortega se reía de sus princesitas de rueca de cristal. Valle huía de la realidad, no le interesaba ...Luego derivó en esperpento, pero eso es otra historia.

Umbral terminó siendo el de "he venido aquí para hablar de mi libro".

Es interesante ese libro...

Besos, Luz. Hablamos.

AntonioyDaniela dijo...

tantingsHOla Luz:

Me declaro no leída de las Sonatas de Valle pero me gusta como lo pinta y me aguijonea la curiosidad todo ese elenco de las "bernardinas" y lo alabo en la medida de que a mí también me gustan las cosas naturales aderezadas, o "eso que les aporta una gracia".
Espero que sea el siguiente libro que pida en la biblio en breve.
Gracias bss

daniela

Myriam dijo...

Gracias por Umbral, no lo conocía.

Un beso, Luz

Paco Cuesta dijo...

Cuando, como en el caso que presentas, más ahondamos en Valle Inclán, más conocemos su grandeza.

pancho dijo...

La "bernadina" es un pase muy pinturero y efectista que suele ser poco valorado por los buenos aficionados que prefieren la hondura y la verdad delante del astado. Yo más bien pienso que las Sonatas son como un natural en la boca de riego a un toro en puntas que se arranca de largo.

Precisamente el otro día vi en la biblioteca del centro en el que trabajo un libro de Umbral sobre fetichismo, lo empecé a hojear y me gustó lo que leí.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

no había oído hablar antes de las bernardinas, así que me voy con una lección "casi" aprendida.

los botines son deliciosos.

biquiños y muy felices fiestas.

Santiago L. Legarda dijo...

Hola, Luz. Un pequeño comentario sólo para desearte unas felices fiestas navideñas y un 2012 cargado de la mejor literaturas y las mejores noticias. Yo soy también un rendido admirador de la prosa umbraliana, que había bebido mucho en las fuentes de Valle. Un abrazo fuerte desde estas tierras tan próximas al encuentro del Henares y el Jarama.

Ele Bergón dijo...

Pedro, tengo que confesar que no soy una gran entusiasta de Umbral,al menos en cuanto a novela, pero reconozco que esta biografía de Valle, me está gustando.

Abejita, los botines de D. Ramón eran así de piqué, pero es que nuestro autor era un poco estrafalario y también en la forma de vestir.

Antonio y Daniela. Vall-Inclán es uno de nuestros mejores escritores. Sus Sonatas, su teatro, sus artículos periodístico, que tambien los hubo, sus novelas, sus poemas, sus críticas. En fin creo que es un autor que necesariamente hay que leerlo.

Myriam, Umbral fue un gran y conocido articulista que sabe manejar muy bien la pluma. Escribió también una gran cantidad de novelas, aunque ahí a mi me gusta menos.

Paco, Valle es grande, de los grandes y tienes razón, cuanto más se le conoce más te das cuenta de ello.

Pancho, gracias por tu valiosa información sobre las "bernardinas". Confieso que como no soy nada entusiasta de los toros, andaba un poco despistada en esto que dice Ortega.

He leído poco de Ortega, pero vamos, prefiero mucho más a Valle.

Aldabra, te confieso que yo antes tampoco había oido hablar de estos pases taurinos. Menos mal que tenemos a Pancho para que nos lo explique.

Santiago, muchas gracias por pasarte por aquí y por tus felicitaciones.

Estando tan cerca deberiamos comentarselo a Pedro Talaván y volver a hacer alguna que otra reunión.

Ya me paso por tu blog.

Besos y

FELICES FIESTAS PARA TODAS Y TODOS