Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, marzo 31, 2014

DISQUISICIONES DE J.B.

Estas son algunas de las disquisiciones meta-metafóricas, meta-existenciales y hasta metalingüísticas de J.B.

Me miro en el espejo 
y no me veo.

¿ Acaso soy una metáfora
en un verso sin sentido, 
o una nota musical 
navegando en la niebla
por buscar su pentagrama?

¿Tal vez sea un complemento
de tiempo, lugar y modo
porque alguien está jugando
a confundir a los otros 
y me está utilizando a mi ?

Me miro en el espejo 
y no me veo.

Hoy dudo de mi existencia
 ¿quién no soy? ¿ quién  puedo ser?

  Moro en un lugar sin mapa.
Sus habitantes son frágiles
y  van penando como yo 
con sentimientos extraños 
 pero eternos de una vida.

Siento hambre 
y no tengo qué comer.

Percibo la injusticia 
 y me rebelo.

Me engañan por ser muy bueno. 

Sí  algo me hace sentir vivo
en mi quíntuple existencia,
es el gran amor que siento,
por mi eterna amada Julia,
al recibir  su fragancia ,
mientras ella va cortando
los pelos  de  mi nariz.   

Luz del Olmo

9 comentarios:

María Pilar dijo...

Precioso y en vigente actualidad
Un beso

Myriam dijo...

¡¡jajajajaja, buenísimo, Luz!!

Besos

Kety dijo...

El primer párrafo me encanta.
"...o una nota musical
navegando en la niebla
por buscar su pentagrama"

Besos

José Luis Ríos Gabás dijo...

El libro nos pide una lectura atenta, más que otras veces, pero una actitud liberal, abierta, mucho más que los demás libros. Hay un acuerdo en que nos creamos lo que escribe, al menos mientras lo leemos.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Ah! Qué buen genio torrente ballesterano. En efecto, verse y no verse es muy de nuestro J.B., una de las claves de la lectura. Gracias.

pancho dijo...

Pues a mí me gusta: "mientras ella va cortando/los pelos de mi nariz", me suena a "Que no se quede callado quien quiera vivir feliz."
Mirarse en el espejo para sacar todo lo que tenemos dentro.
Un abrazo

Gelu dijo...

Buenas noches, Luz:

José Bastida, casi podemos identificar a Don Gonzalo, en ese espejo.
Copio de La saga/fuga de J.B.
Pág. 505[...]Scherzo y fuga
“Ese día o más bien esa noche, me encontré con que yo ya no era quien solía, sino yo mismo.”
Pág. 230 [...]”Julia había añadido una tajada de queso al desayuno acostumbrado y me la traía guardada en el bolsillo del delantal, bien envuelta en papel de estraza para no contaminarla.”
[...]”¡Qué bien comían, por ejemplo, los viajantes catalanes...”

Abrazos.

P.D.: No me resisto a marchar sin enlazar la canción de Atahualpa Yupanqui que suena en la entrada de pancho.

Abejita de la Vega dijo...

Don Joseíño tiene mucho de don Gonzaliño. Es el mismo escritor y el mismo entorno cutre y provinciano...deformado en un espejo qde fería que se asoma a otro espejo de feria y a a otro, y a otro, etc, etc.

Es lo que acabo de decir en una microentrada que me ha salido hoy de forma espontánea.

Una delicia tu disquisición, como ha dicho el profe.

Besos, Luz.

antonio molina medina dijo...


Yo también me miro en el espejo y no veo nada que me espante, ni siquiera mi cara me conoce, y trato de salir de entre las sombras, y no consigo encajar en ninguna parte. Será que no estoy vivo sino muerto, ya que todo lo que me rodea me quema y me roe las entrañas... Ya ni en la justicia creo... es la misma que de niño me imponían... solo para unos cuantos poderos que no aguanto.

Antonio