Escríbeme

olmoluz@gmail.com

lunes, octubre 26, 2015

UN CORTO PASEO POR FLANDES (II)


  Después de visitar el Museo de Magritte y encontrar en sus lavabos un gorro blanco que me vino de maravilla para resguardarme del frío, me dirigí a callejear por el centro y así pude visitar, todo lo típico y conocido de la capital belga.




La  Grand Place, en un día gris, pero donde se adivinaba su esplendor.

El Manenken pis, que este día lo tenían disfrazado con chándal y una  table, donde la mayoría de los  turistas, no parábamos de hacer fotos. 

 
No me olvidé de ir hasta la hermana del anterior la Janneken pis,  que está en un rincón y algo escondida.

En las  numerosas tiendas de bombones, donde el chocolate  está presente  en toda clase de formas y colores,  compré una caja.
Visité  las vidrieras sin sol  de Notre Dame du Sablón. 

Me topé con más de una estatua de las muchas que lucían por la ciudad.

Divisé el gris  y el frío desde la parte alta de la ciudad 




y en la noche hice una foto al  Palacio de Justicia. 

Al día siguiente las nubes grises decidieron descargar y  no tuve más remedio que visitar el primer museo que me encontré:

El Museo de los Instrumentos musicales

Fuera llovía, pero dentro  me sentía  relajada y feliz. Allí  se encontraban todo tipo de instrumentos  utilizados a lo largo de los tiempos  de los diferentes lugares del mundo. Lo tienen muy bien organizado y con unos cascos y table pequeñita que te dan con la entrada, puedes escuchar la música de esos instrumentos que estás viendo.  Las dos horas y media que pasé allí, se me hicieron cortas.

Aquí sí me dejaban hacer fotos y el móvil fue mi  cámara. Dejo algunas de las muchas que hice.





 



 


 


 


 




Por la tarde llegó la hora de regresar a casa. El aeropuerto de Bruselas,  estaba lleno de gente y observé cómo  existe otro mundo donde los jóvenes, son los grandes protagonistas de un cambio  protagonizado por las nuevas tecnologías, que circula a gran velocidad. También me di cuenta de cómo   aceptaban resignados la hora de retraso que tuvimos en la salida del avión, tanto a la ida como a la vuelta y que ellos cogen este medio de transporte para desplazarse por Europa, como yo puedo coger el autobús o el metro .




1 comentario:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Lo dicho, un viaje bien aprovechado.