Escríbeme

olmoluz@gmail.com

miércoles, mayo 06, 2015

CARTA A IGOR (SEFARAD)


                                                     Velilla de San Antonio, 6 de mayo de 2015
Querido Igor:

Hace ya mucho tiempo que no sé de ti. Y sin embargo, llevo unos días acordándome de nuestra amistad en la distancia. Tú en Bielorrusia y yo en España. Al principio de conocernos, a finales de los años noventa, creo que fue en el 97, cuando nos encontramos por primera vez a Borisov, nos unió nuestra amiga común Larisa. Después poco a poco, empezamos a cartearnos y hoy, te escribo porque estoy leyendo un libro de un escritor español, Antonio Muñoz Molina, no sé si lo conocerás, titulado Sefarad.

Es un libro que me está impresionando porque cada capítulo es una novela, donde las vidas que el autor nos cuenta en sus páginas, pertenece a personajes de la vida real, pero que tuvieron una existencia tan kafkiana que parece inverosímil, y es por ello que recordando tus cartas y tus últimos correos electrónicos, bien pudieras ser tú uno de estos personajes.

¿Cómo estás ahora? Sé que al final pudiste seguir dando tus clases de español en el colegio donde te conocí y lejos han quedado aquellos días, allá por los años de 2004, cuando por no doblegarte al poder y aceptar sus imposiciones, llegaste a estar preso en una cárcel de ínfimas condiciones, desde donde me escribías, casi en clave, esa cartas llenas de desesperanza y temor a perder tu salud, tanto física como moral y psíquica. Fueron años duros. Después conseguiste salir del infierno y te rebajaron y te humillaron a barrer las calles de tu ciudad. Tú, mi querido amigo, que habías sido profesor lingüista en la Universidad Humanística Europea y todo porque tanto tú, como otros, queríais aires nuevos y frescos para vuestro país.

Puedo leer los párrafos de tu carta, excusándote por no responder a la mía: ...No te respondí por mal organizado, no lo pude hacer porque me vi aplastado y convertido en nada por una serie de acontecimientos tristes y espantosos. …. Y así sigues relatándome todo lo que te va ocurriendo, utilizando, en varias ocasiones, las palabras, aflición, desesperanza, temor, en especial por tu familia, por lo absurdo de tu situación.

Otro día te escribiré con más calma, pero quiero que sepas que aún guardo aquella flor que nacía en abril y que buscaste debajo de la nieve, porque anunciaba la primavera y que me regalaste la última vez que nos vimos. De esto hace ya más de diez años.

Recibe un abrazo muy fuerte de tu amiga.

Luz del Olmo

5 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Emocionante forma de enlazar la novela con otras historias que conectan con la realidad lo que nos relata Muñoz Molina. Gracias.

La seña Carmen dijo...

¡Qué impotencia se siente cuando te llegan malas noticias de amigos lejanos a través del correo electrónico y tú solo cuentas con tus palabras!

Pamisola dijo...

Dentro de la duda y el juego que se puede permitir el que escribe, muchos escritores lo hacen, me parece muy acertada la forma de relacionar la carta a tu amigo con el ambiente de partes del libro, (juzgo por lo poco que he leído).
Espero que la situación de tu amigo, haya mejorado.

Abrazos, Luz.

Abejita de la Vega dijo...

La trisre realidad es que sigue habiendo presos que no han cometido otro delito que pensar distinto. Espero que Igor sea feliz y siga con sus clases.
¿Bielorrusia?

Besos, Luz.

Gelu dijo...

Buenos días, Luz:

Cuando leí el libro ‘La sonrisa robada’ de nuestro paisano José Antonio Abella, y citaba la flor de nieve, recordé tu entrada.
¡Qué crueles los hombres de todos los tiempos! ¡Cuántos sufrimientos! ¿Llegaremos alguna vez a tener bondad con nuestros semejantes?
En fin.

Abrazos.