Escríbeme

olmoluz@gmail.com

domingo, septiembre 27, 2009

PEDRO SALINAS





Te busqué por la duda...

Te busqué por la duda:
no te encontraba nunca.
Me fui a tu encuentro
por el dolor.
Tú no venías por allí.

Me metí en lo más hondo
por ver si, al fin, estabas.
Por la angustia,
desgarradora, hiriéndome .
Tú no surgías nunca de la herida.

Y nadie me hizo señas
-un jardín o tus labios,
con árboles, con besos-;
nadie me dijo
-por eso te perdí-
que tú ibas por las últimas
terrazas de la risa,
del gozo, de lo cierto.

Que a ti te encontraba
en las cimas del beso
si duda y sin mañana.
En el vértice puro
de la alegría alta,
multiplicando júbilos
por júbilos, por risas,
por placeres.
Apuntando en el aire
las cifras fabulosas,
sin peso de tu dicha.


miércoles, septiembre 23, 2009

VUELVE UN CICLO


Vuelve un ciclo de alma gris

Con flauta dulce y guitarra

Cuando soy una hoja sola

Que trae y lleva el viento

En un otoño de naipe.

Han llegado en confidencia

Las horas de ojos oscuros

Y percibo en las señales

De los patios y jardines

El final del fogoso estío.

Adiós a los rincones solitarios

Llenos de paz y frescor.

¿Se irán los atardeceres lentos

Reflejados en el agua?

Van pasando las lunas llenas

Llenas de rumor y símbolos.

Nunca dejaré la memoria

del amor y la amistad.

Porque existe un universo

Se abren paso entre las nubes

Las palabras desgastadas

Que van de ocasos a auroras

Reflejando entre las luces

Esta vueltas que da el tiempo.

Luz del Olmo



miércoles, septiembre 09, 2009

EL PRIMER HOMBRE QUE VOLÓ

¿Sabe alguien quién fue el primer hombre que voló y desde que pueblo lo hizo?

(Abejita, tú te abstienes )

domingo, septiembre 06, 2009

SIN EL MAR

Adivino el minotauro de tus olas a lo lejos.
porque el eco de tu risa no me llega.

Te has marchado navegando en otras playas
y las hormigas del verano ya no existen.

Sólo percibo una huella repetida desde siempre.
Toda la fuerza del agua permanece en el océano.

Sin tener tu caricia en los dedos de mis pies.
Sin saber del roce de ese viento intermitente.

Sólo espero la llegada del otoño para ver,
los azules en los rayos de la tarde que se va.

Sin ti, sin ti y me cuesta imaginar este verano
sin adentrarme y sumergirme
en los pasillos y ventanas de tu casa.

Sin ti, sin ti, el mar de las horas que pasamos
cruzando las miradas porque aún
nos quedaban, los ojos en la distancia.


Luz del Olmo